Vitrina
¿Quiénes somos?
REQUISITOS
Breve Historia
Ensayos
Registro

 

 Todo yo estaba en la obra, C.G.Jung

   Los Mandalas de Ramona

 Ramona Vila de Santini

 

 

Hipocampo.

 

 

MANDALA es la palabra que en sánscrito,

lengua hindú cuyo origen se aproxima a los 2300 años,

denomina al “círculo” al cual se han dado,

entre muchas, las connotaciones de “sagrado, mágico,

totalidad, rueda, diagrama cosmológico y centro de energía”.

 

  Podría decirse que es una figura o imagen arquetipal, debido a que se encuentra representado en todas las culturas desde la prehistoria hasta nuestros días, en manifestaciones arquitectónicas, religiosas, folklóricas y artísticas. Es igualmente una forma que aparece en la naturaleza no intervenida por el hombre, desde la primigenia célula, así como en las visibles formas de animales, plantas, minerales y hasta planetarias. Este carácter universal lo convierte realmente en un símbolo y como tal en portador de nuestras representaciones y proyecciones.

 

 

   

   Eros

Para Jung el círculo, además de ser un símbolo de totalidad y perfección, es una “expresión del cielo, del sol y de Dios. También manifiesta  la imagen primordial del hombre y del alma” (1) En cuanto a su propio trabajo con el  mandala, lo  describe como un  “criptograma del estado de mi individualidad”, señalando en relación con dichos dibujos que  “todo yo estaba en la obra” (2)

  

 

Africa 

Así el mandala se puede ver como una expresión de la totalidad psíquica en sus tres dimensiones:

 

consciente, inconsciente personal e inconsciente colectivo.

 

 

  

 

   

Pan entre encajes.

 

Afrodita


 

 

 

 

Selene

 

Ramona Vila de Santini

 

 

(1,2) JUNG, C.G., Recuerdos, sueños y pensamientos. (Editado por Aniela Jaffe) 1971. Barcelona: Seix Barral, Pág. 203

(3) SHARP, Daryl, Lexicón Jungiano. 1994. Santiago de Chile: Cuatro Vientos Editorial Pp. 57.58


 

 


 

 

 

 

 

 

 Centro de Estudios Juguianos.

 

 

 

 

Esta doble posibilidad le da entontes a la psique que se expresa a través de la imagen mandàlica, la oportunidad de movilizarse dentro del mundo de los opuestos en búsqueda de la unificación, síntesis, conjuctio, individuación o como sea que se quiera  denominar  a ese proceso...

 

 

Hecate.

 

 

 

 

Utilizada como método pictórico de análisis, al mandala producido como resultado de una expresión de nuestro inconsciente, no le pueden ser aplicados criterios estéticos. Debe ser visto como una manifestación absolutamente libre, fuera de toda posibilidad de evaluación;  producto de un inconsciente que busca, mediante  una forma simbólica, transitar el camino de la oscuridad para hacerse accesible a nuestro consciente.

 

 

Igualmente para Jung, las imágenes mandálicas exteriorizadas espontáneamente a través de sueños o producciones físicas responderían a una doble posibilidad: la “capacidad del ego para asimilar material inconsciente” o bien con función “apotropaica”, es decir como un intento de la psique de evitar su propia destrucción”. (3)

 

Cada mandala es único, propio de quien lo sueña, dibuja, baila o de cualquier forma se expresa a través de él.Como símbolo de nuestro exclusivo proceso personal sufre las mismas transformaciones que nos van ocurriendo,por lo mismo es susceptible de innumerables y diferentes lecturas a través del tiempo.

 

 

Si algo no es un mandala como representación psíquica, es una imagen petrificada o definitiva.

 

Top

Sin el alma, no hay forma de salir de este tiempo" C.G.Jung